miércoles, 16 de julio de 2014

Mientras escribo, de Stephen King






Pocas veces un libro sobre el oficio de escribir ha resultado tan clarificador, útil y revelador. Mientras escribo empieza con el relato de la asombrosa infancia de Stepen King y su extraño y temprano interés por la escritura. Una serie de vívidos recuerdos de la adolescencia, de la universidad y de los años de lucha que lo llevaron a la culminación de su primera novela, Carrie, aportan al lector una amena y divertida perspectiva sobre la formación del escritor. A continuación King describe las herramientas básicas del oficio y expone sus opiniones personales sobre el secreto de la escritura.
Mientras escribo culmina con el conmovedor relato de cómo su necesidad de escribir lo estimuló para recuperarse de su casi fatal accidente en el verano de 2000.

Esta ha sido, en muchos aspectos, una lectura diferente y refrescante. Veréis, Mientras escribo no es una novela, se trata más bien de una autobiografía-manual que se podría dividir en tres partes.

La primera parte es la puramente autobiográfica. En ella nos cuenta, casi siempre con tono cómico, cómo se desarrolló su amor por la literatura en general y la escritura en particular. Con estos recuerdos nos cuenta su constante lucha para conseguir llevar sus relatos al público —tanto a sus compañeros de clase como a los lectores de las revistas más prestigiosas— y, mucho después, sus novelas.

La segunda parte es una especie de manual de cosas que, desde su punto de vista, debería hacer alguien que quisiera ser escritor. O que debería evitar a toda costa. Un montón de consejos que he encontrado superútiles y que tengo bien anotados. Algunos son sencillos de seguir y, de hecho, ya los he puesto en práctica, pero otros son más complicados y llevarán más tiempo. Pero todo es posible, ¿no? Creo que lo más valioso de esta parte —y del libro en general— es la experiencia con la que cuenta Stephen King. Cuando dice «haz esto, no hagas aquello, refuerza eso, evita hacer algo así...» no es porque deba hacerse así, sino porque el tiempo y la experiencia le han demostrado que es lo que mejor funciona.
Por otra parte, es verdad que no coincido completamente con él en algunos puntos sobre el uso del lenguaje (como su odio a los adverbios) o su manera de ver la creación literaria (escritor brújula vs escritor esquema). Aun así, he aprendido mucho de su punto de vista y estoy mucho más abierto a explorar otras opciones.

La última parte vuelve a ser autobiográfica, pero es bastante más dramática. Como pone en la sinopsis, en esta se narra el horrible accidente que tuvo y que casi lo mata en la carretera. Aunque él lo cuenta con cierto humor y te hace sonreír cuando deberías estar horrorizado, es bastante sobrecogedor pensar en todo lo que tuvo que pasar hasta recuperarse. Pero también hay una parte bonita; su amor por la escritura tendrá un papel fundamental en su recuperación.

En definitiva, ha sido una lectura totalmente diferente a lo que estoy acostumbrado, pero la he disfrutado desde el primer momento. Además, he aprendido mucho sobre el oficio de escritor. Stephen King enseña y divierte, ¿qué más puedes pedir?

Este libro me lo dejó Mike Alas de papel— (muchas gracias ^^)con la esperanza de que me gustara y lo aprovechara tanto como él. Me ha gustado tantísimo que no he podido evitar comprármelo. Ahora, me toca pasar el relevo y recomendártelo a ti. Si te gusta escribir, si eres fan de Stephen King o simplemente si te apetece pasar un buen rato, Mientras escribo es tu libro.

P.D.: Puedes ver una cita preciosa del libro AQUÍ.

1 comentario:

  1. Pero si al rey Esteban este no lo conoce nadie xdxdxd

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...