viernes, 25 de abril de 2014

Sombra y hueso, de Leigh Bardugo



Alina Starkov no espera mucho de la vida. Se quedó huérfana después de la guerra y lo único que tiene en el mundo es a su amigo Mal. A raíz de un ataque que recibe Mal al entrar en La Sombra, una oscuridad sobrenatural repleta de monstruos que ha aislado el país, Alina revela un poder latente que ni ella misma sabía que tenía.

Tras ese episodio, Alina es conducida a la fuerza hasta la corte real de Ravka para ser entrenada como un miembro de los Grisha, un grupo de magos de élite comandado por el hombre más poderoso de la corte después del propio rey, el misterioso Oscuro.





Sombra y hueso es una de las novelas que más me ha sorprendido en mucho tiempo, sin lugar a dudas. Si tuviera que destacar algo que la caracteriza y distingue de las demás es que es divertida, emocionante y original.

Cada novela tiene un punto fuerte, que destaca por encima de lo demás en mayor o menor grado y que hace que esta guste, enganche o simplemente entretenga. Creo que uno de los puntos clave por los que Sombra y hueso es tan bueno es porque su fuerza no solo reside en un punto, sino en varios: la fuerza y la conseguida caracterización de los personajes —tanto principales como secundarios— y el mundo fantástico que la autora consigue crear —basado en la Rusia zarista y repleto de elementos del folclore ruso adaptados a las necesidades de la historia— con un punto de vista muy original. y que le da su propia seña de identidad.

Este libro, primera parte de una trilogía, nos presenta un nuevo universo en el que no se profundiza demasiado, pero sí lo suficiente como para esclarecer lo necesario y plantear preguntar que nos llevarán irremediablemente a la segunda parte (Siege and Storm). La uniformidad y verosimilitud del mundo creado por Leigh Bardugo da cohesión a la novela.

Su estilo es ágil, ligero y fluido, sin frases recargadas, cosa que facilita la lectura y que, unido a una historia apasionante, hace que sea imposible soltar la novela  y que se acabe leyendo en cuatro ratos. 
Aunque no suelo comentar las traducciones de las novelas, a no ser que llamen mucho la atención por ser exquisitas o nefastas, esta vez debo hacer una excepción, ya que el traductor de esta joyita es mi geme amigo Mike. Y es que si se puede apreciar que el estilo de la autora es el que es, es gracias, precisamente, a la buena traducción (que yo sé que todo esto suena a peloteo, pero no lo diría si no lo pensase. Además, soy fans fans del trabajo de Mike como traductor y él sabe que lo admiro).

Por otra parte, el final es perfecto tanto para terminar la primera parte de la trilogía como para dejar una puertecilla abierta a la segunda. un acierto sin duda.

Por último, quisiera agradecer a Hidra que conservara las portadas originales, que son una maravilla y sintetizan perfectamente el alma de las novelas.

Sin más, una nota genial para una novela genial. Una trilogía que dará mucho que hablar.


~Fotos de los extras que acompañaban a la novela~


 Póster con la portada de la novela en grande.


Mapa de los reinos y del Nocéano.



Carta de Mal a Alina


9 comentarios:

  1. PUES A MÍ ME HAN DICHO QUE LA TRADUCCIÓN ES CACA (DE LA VACA, ASÍ COMO PINCHÁ EN UN PALO).

    Es bromis. Tengo que leerlo pronto, muy muy pronto. :)

    ResponderEliminar
  2. Anna tiene razón, la traducción es caca. Pero bueno, Mike es nuestro amigo, no se lo digas.
    PD: EL OSCURO ♥

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaa! :3

    Estoy deseando leerlo jejeje buena reseña ^^

    besitoos <3

    ResponderEliminar
  4. Necesito leer este libroooooooo:3
    Lo he visto en varios blogs y tiene una pinta estupenda. Está el número 1 en mi lista de pendientes :))
    Un blog genial.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...