viernes, 2 de marzo de 2012

¿Sabes a quién te pareces con tu actitud?

4 de la madrugada. Lunes.
Portazo. Olor a alcohol. Sabor a alcohol.
No solo la despierta a ella sino que nos despierta a todos los vecinos. A veces me pregunto cuándo me casé con él, ya que también he de aguantarlo.
Siento pena por ella, pero no la suficiente como para hacer algo. Reconozco que se está muy bien en el salón de mi casa, jugando a la play.

Pego unos golpes con una escoba al techo. Son las 5 de la mañana y ella se ha puesto guerrera.
Gritos y más gritos. ¡Hay gente que mañana ha de levantarse pronto! Algunos aún tenemos la suerte de mantener un trabajo.
Ojeras. Café. Salgo y me la encuentro abriendo el patio, lleva el pelo en la cara y va cabizbaja, no se muestra ni me saluda, solo va corriendo al ascensor.
En el trabajo me dicen que haga algo. ¿Qué haga algo? Sí, que llame a la policía. Quizás está siento maltratada.
¿Maltratada? Hago una mueca de escepticismo. Lo dudo mucho, los golpes seguro que son al suelo ya que tira cosas. Están en una situación delicada, él no tiene trabajo, ella solo cuida del niño que acaban de tener...
Me sorprendo. ¿Lo estoy justificando?...
No soy el único que vive en la finca, hay más vecinos. ¿Por qué he de ser yo?
Digo yo, que siendo ella la implicada, debería hacer algo. Así que si no lo ha hecho es porque quizás no se ve tan mal.

4 de la madrugada. Miércoles.
El niño ha empezado a llorar. Llevamos más de una semana así: Lloros, gritos, golpes...
Pero esta noche hay algo diferente.
Silencio.
Solo se escucha el llanto desconsolado del niño.
Me levanto y llamo a la policía. Ya estoy harto, se acabó.
Suenan las sirenas. Llegan los policías.
Llegan los paramédicos.
Llega el juez.
Levantan el cuerpo.
Ya no habrá más gritos. Solo silencio.

Me tumbo pero no duermo. Ojalá hubiera hecho algo antes. Quizás la vería bajar a por el pan todas las mañanas.
Quizás la hubiese salvado.


Nyx.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...